Menu

 

La IV Monzón Epic Run resultó espectacular (370 corredores)

Dos posibilidades: 5K y 10 K.

Un total de 370 corredores tomaron la salida de la IV Monzón Epic Run, carrera de obstáculos con meta en la plaza de armas del castillo de la capital ribereña que se celebra a modo de prolegómeno de la fiesta medieval del Homenaje a Guillem de Mont-rodón (como norma, el domingo anterior, y en esta ocasión quince días antes por la jornada electoral del 24 de mayo). Alberto Susín y Mario Mirón (entraron de la mano) en la categoría masculina y Nuria Sierra en la femenina se llevaron los laureles de la 10K. En el recorrido 5K se impusieron Pablo Almunia y Marta Montaner.

(Diario del Altoaragón. F.J. Porquet).- La reunión de 370 corredores resultó todo un espectáculo. En números redondos, se repartieron al cincuenta por ciento en cada distancia (los de la 10K vestían camiseta blanca y los de la 5K negra, ambas con el estampado de la cruz templaria). La Monzón Epic Run es una idea de un grupo de jóvenes montisonenses capitaneado por Nicolás Fortuño. La primera edición reunió a una quincena de corredores ("parecía una cosa de locos", indicó el responsable), la segunda a medio centenar, y la del año pasado a 150. El "veneno" de la epic montisonense ha corrido de boca en boca y la cifra de 370 inscritos de este año lo dice todo.
La mayoría de los atletas procedía de Monzón y el Cinca Medio, y completaron el listado hombres y mujeres (caballeros y damas) de las comarcas vecinas, localidades de Cataluña y algún que otro llegado de Madrid y Andalucía. Como consecuencia del "impacto", la carrera cuenta con el respaldo del ayuntamiento y un numeroso grupo de patrocinadores.

AGUA Y OBSTÁCULOS
A las once, alentados por la banda de bombos y tambores de Los Templarios de Monzón, los participantes tomaron la salida en el paseo Juan de Lanuza (de acuerdo con el ritual, abrió la marcha Javier Navarrete montado a caballo). Bajaron al cauce del Sosa por el puente de La Jacilla y a los pocos metros ya se mojaron las zapatillas al cruzar el río. Remontaron hasta el puente de la N-240 y volvieron sobre sus pasos por el lecho de agua, lo que provocó las primeros inconvenientes por las piedrecillas que se introdujeron en el calzado.

Subieron a "tierra firme" a la altura del Puente Viejo y tomaron las calles del casco antiguo que conducen al camino de acceso al castillo (aquí, pista americana de neumáticos). Después, giro a la izquierda para buscar los parajes de Santa Quiteria, Las Loberas y la Fuente del Saso (en un punto determinado los corredores se separaban en función del color de la camiseta), y tras varias subidas y bajadas, el gran reto de encarar el ascenso a lo alto del castillo, donde les esperaba la gloria. Y entre medio: obstáculos de pacas de paja, contenedores llenos de agua…
DURA Y DIVERTIDA
Los corredores interrogados adjudicaron a la IV Epic Run los adjetivos de "muy dura y muy divertida", y Nicolás Fortuño recordó que fueron ellos mismos los que el año pasado le pidieron "más dureza". Alberto Susín, especialista en carreras de montaña, repitió el triunfo de las tres ediciones precedentes -44 minutos-, y Nuria Sierra -52 minutos- se estrenó (no había participado antes porque se lo impidió el calendario de competiciones atléticas).

Marta Montaner -42 minutos- exultante, comentó: "Ha sido espectacular. No me planteaba llegar la primera, pero a los pies del castillo me han dicho que iba delante y me he animado". Pablo Almunia -31 minutos-, un veterano del Hinaco-CAM, se impuso con solvencia en la distancia corta y apuntó: "Ya vale con la 5K, que uno va cumpliendo años".

Fortuño se deshizo en agradecimientos a los patrocinadores, gracias a los cuales los que subieron al podio se llevaron cestas de productos de la zona por valor de 300, 150 y 75 euros. Satisfecho por el número de inscritos, sueña con el medio millar para el año que viene. Visto lo visto, el reto está al alcance de la mano.
Valora este artículo
(0 votos)
volver arriba

Organiza

Colabora

  • logo dph

Propiedad de las fotografías: Ayto. de Monzón, Carlos Orteu, Jesús Ginesta, Lúa Media.